ENFOQUE: Perú apuesta por cine que rescata su idiosincracia

Viía Agencia Reuters.com

    Por Jean Luis Arce
    AREQUIPA, Perú (Reuters) – “Chullachaqui,” un mediometraje donde un mítico espíritu aterroriza a unos adolescentes en plena Amazonía de Perú a ritmo de música rock, venció a millonarias producciones estadounidenses en la taquilla de Iquitos, la ciudad natal de su director.

    “Fue la película más vista en Iquitos, arriba de “El Código Da Vinci”, dijo a Reuters Dorian Fernández, de 26 años, luego de mostrar su obra en un auditorio de Arequipa, en el sur de Perú, sede del Primer Encuentro de Cine Andino del país.

    Entre filmes que buscan atraer miradas en Cannes y Sundance, frente a directores que retratan con gran ímpetu y pequeñas cámaras digitales la vida y los mitos de sus remotos pueblos, el cine peruano refleja una realidad tan fragmentada como el propio país.
    “La intención es conseguir respeto por nuestro trabajo. No queremos paternalismo, queremos competir,” agregó Fernández.
    Pese a las limitaciones técnicas, los cineastas de provincia sorprenden con una producción constante y una filmografía extensa, con más títulos que renombrados autores de Lima, la capital del país, que concentra los recursos y la tecnología audiovisual.
    “Lo que buscamos es rescatar nuestra identidad a través de la pantalla,” dijo Héctor Marreros, director de la ciudad norteña de Cajamarca, con 10 películas realizadas.
    Con un presupuesto promedio de 15.000 dólares, reunidos con préstamos y hasta con la venta de sus pertenencias, el cineasta provinciano suele ser director, profesor de actuación de sus actores y, en ocasiones, protagonista de sus filmes.

    “Las películas limeñas no tienen mucho éxito en provincia. Cuando un provinciano interpreta a otro provinciano, se ve un poco más natural y esto se nota en la aceptación del público,” dijo Percy Pacco, de 23 años, director, guionista, camarógrafo, editor y protagonista del drama “Amor en las Alturas.”

    CINE DESDE LA NADA
    A sus propias carencias, se suman otras como la ausencia de escuelas de actuación y la máxima paradoja para un movimiento fílmico prolífico: la falta de salas de cine.
    Frente a las 224 pantallas comerciales de Lima, que no incluyen las salas de centros culturales, ciudades andinas como Cusco, Puno o Ayacucho no cuentan con auditorios de cine….
    Leer más…

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: